Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Rural’

Salamanca

Vista de la ciudad de Salamanca (España)

No hace mucho tiempo que la ciudad de Salamanca es Patrimonio de la Humanidad y aún menos Capital Europea de la Cultura. Lugar barroco, con olor a incienso y frituras en las calles, de silencios medievales y alegrías estudiantiles, donde las piedras lloran en los días de lluvia, bien vale la pena detenerse en ella.

Pero el desocupado viajero, maravillado ante tanta maravilla, las más de las veces olvida viajar extramuros. Y hace mal, en Salamanca provincia, al curioso y al andarín, le espera dormida en los siglos la Ruta de los Conjuntos Históricos. Próximo a Cáceres, muy al sur, no más allá de los noventa kilómetros, en un pañuelo donde se seca el sudor la historia, está el mayor de estos conjuntos.

La Alberca es moza galana de rara belleza, de hechura combinada en mortero, madera y piedra, es destino de pintores de todas las épocas y estilos. Hasta el último de sus rincones ha sido retratado infinitamente en delicadas acuarelas o en óleos mayestáticos.

La Alberca

La Alberca

Tal es la belleza que imprime la luz a sus vetustas casas. Su Plaza Mayor, porticada, para muchos compite en mérito con la mismísima de Salamanca. Para el amante de la etnografía es buen refugio el Museo Albercano.

Vecinos a La Alberca están San Martín del Castañar y Mogarraz. El primero está subido a una peña que domina el río Francia. Allí han morado los hijos de mil y una civilizaciones; los romanos, entre otros muchos. Y en San Martín del Castañar encontramos por primera vez la combinación que caracteriza a la Ruta de los Conjuntos Históricos de la provincia de Salamanca: sus iglesias y castillos.

En las almenas y adarves de la fortaleza de San Martín aún resuenan para quien tenga buen oído los ruidos broncos de las batallas, la defensa de la fe propia, la contumacia para no ceder murallas y torres que muchos consideraron propias.

San Martín de Castañar

San Martín de Castañar

Mogarraz poco o nada tiene que envidiar a sus pueblos vecinos. Aquí asombra su arquitectura, como si de una judería se tratara. Inscripciones y blasones de glorias pasadas adornan callejuelas y pasadizos de su casco urbano.

De su sabia y estudiada estrechez arquitectónica. No es cosa grave despistarse por las calles de Mogarraz para toparse de nuevo con el mismo sitio; es más, es aconsejable perderse. En el día o en la noche, pues la tranquilidad del deambular obliga a exquisitos matices.

Mogarraz. Ermita del Humilladero.

Mogarraz. Ermita del Humilladero

Siguiendo ruta se llega a Sequeros, la atalaya de las Sierras de Francia y Béjar. Es el impacto del contraste si venimos de Mogarraz. Aquí es la expansión del espíritu, el mirar a lo infinito con el poso de lo recóndito. Mirando la serranía, siempre.

Sequeros

Sequeros

Sintiendo el aire límpido de la libertad que ofrece generosamente el paisaje agreste en la naturaleza. La arquitectura de Mogarraz, tampoco está a falta de méritos. Balcones de madera adosados a fachadas de mortero y piedra y, por último, el Santuario del Robledo.

Pero la Sierra salmantina de antiguo tuvo sus señores, los Condes de Miranda. Y la casa solariega de los dueños del condado, cómo no, hubo de ser castillo: el castillo de Miranda del Castañar. Lugar medieval donde los haya, Miranda del Castañar es mezcla de arquitectura serrana con torres y murallas del medievo con trazos gruesos de judería.

Miranda del Castañar

Miranda del Castañar

Mirando a la torre del homenaje de la fortificación condal está el campanario de la iglesia. No se sabe bien si como complemento de la primera, en esta tierra de templos y castillos, o para recordar al visitante lo perecedero de las obras humanas. Lugar fútil ahora y yo inmortal, parece decir la torre religiosa a la militar.

La villa ducal de Béjar es también plaza amurallada con su castillo. Domina la Sierra que le da nombre. Encaramada también en peña consiguió universal fama como ciudad industriosa cuna de maestros textiles. Su afamada Plaza Mayor fue lugar de cita para artesanos y compradores, en el trueque de mercaderías.

Así, de los telares de Béjar salieron los paños que vistieron y arroparon a unos y otros sin distinción. No debe olvidarse el explorador de la Sierra, al atardecer, visitar el Jardín Renacentista de Béjar.

Jardín romántico de Bejar

Jardín romántico de Bejar

Y ya por terminar la Ruta de los Conjuntos Históricos en el sur de Salamanca quedan Candelario y Montemayor del Río. El discurrir del agua por fuentes y regateras definen a la primera de las Villas como uno de los conjuntos más singulares de la zona.

Villa de Candelario

Villa de Candelario

Al llegar a la siguiente, nos recibe una atalaya dominada por la figura del castillo que defiende el transito por la Calzada Romana y la Cañada Real de la Plata, la fortaleza no es más que uno de los atractivos de gran belleza que nos remontará al pasado, del cual nos sentiremos más cerca al finalizar nuestro viaje.

Fortaleza Montemayor del Rio

Fortaleza Montemayor del Rio

“Salamanca que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado” . Miguel de Cervantes.

 Autor: N/A

Anuncios

Read Full Post »

Bosque de Hormas. Sierra de Riaño

Bosque de Hormas. Sierra de Riaño

Los momentos más vistosos del bosque caduco inician su fugaz fiesta de tinturas tras las primeras lluvias de otoño, pero su culminación queda patente para las miradas curiosas de los excursionistas, entre octubre y noviembre.

Hayedos, robledales, castañares, abedulares, fresnedas, choperas y toda la pléyade de árboles y arbolillos caducifolios que salpican los montes maduran sus frutos, mientras su hoja caediza se dora.

Entre estos parajes os recomiendo el bosque de Hormas en León. Una masa mestiza de hayas y robles albares prácticamente inalterada por la mano humana, de altísimo valor ecológico.

Situado en la sierra de Riaño, en el interior del Parque Regional de los Picos de Europa, entre los términos de Riaño y Boca de Huérfano, el monte de Hormas es conocido como zona de refugio invernal del oso pardo, y también por albergar varios contaderos de urogallo.

Sierra de Riaño en otoño

Sierra de Riaño en otoño

El bosque está formado por una masa de robles de gran porte; en sus cotas menores aparecen mezclados acebos, avellanos, arándanos y genistas.

El abandono de la tradición ganadera ha dado por perdidos los pocos caminos que lo recorren, pero aún es posible patear estos montes por las veredas que remontan sus arroyos. El arroyo Remuela deja penetrar hasta sus zonas más altas y las veredas que parten de la aldea de Escaro hacia el este también sirven para internarse en este fantástico bosque.

Otro de estos entornos otoñales privilegiados es el Valle de Ambroz, en la provincia de Cáceres. Situados entre la recuperada comarca de Las Hurdes y los vergeles del valle del Jerte, se abre de norte a sur un pasillo fluvial que recuerda más a las tierras gallegas que a las extremeñas, al amparo de las humedades del río Ambroz.

Valle de Ambroz

Valle de Ambroz

 La orientación sureña de los montes, la suavidad de su clima y un índice de precipitaciones bastante elevado han convertido la vega del Ambroz y las laderas de sus montes en tupidos bosques de castaños y robles.

Uno de los conjuntos forestales más emblemáticos es el bosque de castaños de Hervás, también conocido como castañar de los Gallegos, en las inmediaciones de la carretera de Cabezuela del Valle.

Bosque de castaños

Bosque de castaños

La subida al alto del puerto de Honduras, que domina todo el valle, da una visión de la hermosura de estos bosques y prados que recuerdan los paisajes norteños de la España húmeda.

Puerto de Honduras

Panorámica desde el Puerto de Honduras

La Vía de la Plata Romana, que a través de la fertilidad del río Ambroz, comunica la capital extremeña, Mérida, con la Astorga leonesa, ha sido empleada por infinidad de viajeros, cuyos últimos representantes han sido hasta hace muy poco tiempo los pastores trashumantes.

Este sugestivo viaje otoñal nos permitirá conocer los cambios de la naturaleza en esta estación, que regala todo un lujo de colores, olores y sensaciones que perdurarán en nuestra mente hasta la próxima escapada. Deseo que lo disfruten.

Autor: N/A

Read Full Post »

Albarracín

Albarracín

Situada al Sureste de Teruel, esta serranía constituye una de las principales divisorias de la Península Ibérica. Aquí nacen ríos que vierten aguas al mediterráneo y otros que van al Atlántico.

Teruel es una de las provincias más desconocidas de España y también de las más hermosas, aunque sea ignota para muchos. Una de esas joyas escondidas que Teruel ofrece a quién hasta allí se acerca es la Sierra de Albarracín; una extensísima comarca que, por sus valores naturales, culturales y patrimoniales puede señalarse como uno de los enclaves más singulares de todo Aragón.


Sierra de Albarracín

La Sierra de Albarracín es una de las zonas con más elevación del Sistema Ibérico y está formada por una peculiar orografía en la que se asienta una de las principales divisorias de aguas de la Península, porque no hay que olvidar que estamos en la cuna de algunos de los ríos más importantes del país.

Cascada del Molino de San Pedro

Cascada del Molino de San Pedro

En esta sierra nacen el río Tajo, el Guadalaviar que se transforma en Teruel en el Turia y el río Cabriel, el afluente más importante del Júcar y responsable de algunos de los fenómenos geológicos más hermosos que pueden verse en la zona, como el valle que forma en sus primeros kilómetros, sus “ojos” o la cascada del Molino de San Pedro, un bonito salto de agua sobre una piscina natural, muy concurrida en días veraniegos.

Pinares de Rodeno

Pinares de Rodeno

Estos nacimientos son algunas de las joyas naturales que alberga la Sierra de Albarracín, pero no las únicas. Otra es, sin duda, los Pinares de Rodeno, algo más de tres mil hectáreas de paisaje protegido repartidas entre los términos municipales de Bezas, Albarracín y Gea de Albarracín, caracterizado por el afloramiento de piedra arenisca roja del Triásico, que tras sufrir una intensa erosión, ha dado lugar a un intrincado paisaje de roca que forma pasillos, acantilados, torreones y viseras.

Laguna de Bezas

Laguna de Bezas

Sobre este suelo pétreo, el paisaje vegetal está dominado por una masa forestal de pino resinero. Otra perla natural del lugar son La Laguna de Bezas, donde se pueden contemplar fochas, garzas y otras aves acuáticas ,y muy cerca de allí se encuentra el gran sabinar de Saldón.

Ciervo en Albarracín

Respecto a la variedad faunística de la zona, abundan los ciervos, jabalíes, zorros, gatos monteses, garduñas, conejos, liebres, perdices y codornices, en un territorio tan rico en vida como plasmaron ya nuestros antepasados en muestras de arte rupestre levantino.

Recuerde el viajero que desde la localidad de Bronchales, tomando el desvío en dirección a Fuente del Canto, puede atravesar una zona de acampada para dirigirse, a la izquierda hacia una señal que indica Sierra Alta. Desde allí, tras subir un par de kilómetros, alcanzará el cerro. Desde este punto privilegiado se pueden avistar las cumbres altas próximas de siete provincias, Valencia, Castellón, Guadalajara, Teruel, Cuenca, Zaragoza y Soria.

Cerro Albarracín

Autor: Nieves Alonso

Read Full Post »

Castillo de Batres

Castillo de Batres

Desde los campos cerealistas, que se prolongan sin interrupción hasta la vecina Toledo y desde la fragosa carrasquera que tapiza el Monte de Batres, se contempla su armonioso castillo del mismo nombre, Batres. Una singular fortaleza erigida en un lugar otrora fronterizo.

A comienzos del siglo XII, en plena lucha entre cristianos y musulmanes, la población de Batres fue arrasada por los almorávides. No tardó mucho en ser repoblada durante el avance hacia el sur de la Reconquista.

Saliendo de Madrid para llegar a Batres tomaremos la A-5, carretera de Extremadura, hasta Navalcarnero y después la M-404 hasta la localidad de Batres.

Batres

Una cómoda senda enhebra todos estos parajes y al tiempo que recuerda su historia literaria, permite comprobar cómo se delimitan los diferentes ecosistemas presentes en este territorio. De una parte el bosque de galería, crecido en el entorno fluvial.

Batres

De otra los cultivos que muestran la transformación que el hombre ha efectuado sobre esta zona, hoy agrícola ayer montaraz.

Arranca la ruta al final de la plaza del pueblo, frente a la parada de autobuses. El cartel da cuenta de las características de esta ruta, apta para todos los públicos, al menos en su primera parte: la que llega hasta el área recreativa de Batres.

Pueblo de Batres

Con una longitud de dos kilómetros y medio y un grado de dificultad bajo, marcha por el lateral del valle abierto por el arroyo del Sotillo, un tributario del río Guadarrama. En la confluencia de ambas corrientes se asienta el área de descanso.

Arroyo del Sotillo

Quedan atrás las últimas casas del pueblo y la pista se bifurca. Despreciar la de la izquierda y seguir de frente, en el descenso hacia el fondo del cauce. La ruta marcha en paralelo al arroyo, adentrándose en las breves barranqueras abiertas por mínimos arroyuelos. Luego sale a un altozano despejado que ocupan los cultivos.

Campos de cultivo.Batres

Al final desciende hasta los arenales que señalan la confluencia de ambos cauces.

Río Guadarrama

Después de este recorrido, los más andarines pueden subir hasta el Monte de Batres, al que se llega siguiendo por la derecha del área recreativa. Cruzar la M-404  y proseguir por una pista que se inicia justo enfrente, hasta llegar a una encrucijada de pistas.

Hay que tomar la que sigue de frente y después elegir la que sube a la izquierda. Son dos kilómetros de ascenso por el monte, a través de una vía pecuaria que recorre el territorio , donde los osos de antaño han sido suplantados por esforzados ciclistas.

la M-404

N/A

Read Full Post »

Ribeira Sacra

Ribeira Sacra

Este viaje  se caracteriza por sus acantilados y sus viñedos en bancales; es el paisaje típico de la Ribeira Sacra, situada a caballo entre las provincias de Ourense y Lugo.

viñedos en bancales

viñedos en bancales

La adversa orografía de este recóndito paraíso gallego ha obligado secularmente a los agricultores a construir espectaculares bancales.

Un trabajo concienzudo y diario que a cambio permite a la Ribeira Sacra ser una de las denominaciones de origen vinícolas más apreciadas de la comunidad autónoma de Galicia.

Junto a las bodegas que salpican este paraje, salvaje y silencioso, se erigen monasterios imponentes y solitarios. Levantados desde el siglo VI, dieron nombre a la zona ,que en principio abarcaba el último tramo del río Sil, y luego se extendió a la ribera del Miño.

En la alta Edad Media fue territorio elegido por los monjes para el recogimiento y el rezo, pero también para el cultivo de la vid, ya practicado por los romanos.

Visitar todos los monasterios de la Ribeira es ardua tarea, pero los más renombrados son: San Pedro de Bembibre, Taboada dos Freires, San Paio de Diomondi, Santo Estevo de Ribas y Santa Cristina de Ribas do Sil.

Monasterio Santo Estevo de Ribas do Sil

Monasterio Santo Estevo de Ribas do Sil

Todos están salpicados por las localidades de Sober, Nogueira, Bentraces, Maceda, Chantada, Parada do Sil, Castro Caldelas y Pobra de Trives, entre otras.

Una de las actividades más recomendadas es un recorrido, de poco más de una hora, en catamarán por el río Sil para descubrir la belleza del cañón.

También existen múltiples miradores para contemplar los cañones del Sil desde lo más alto; sin embargo, una de las panorámicas más espectaculares se muestra desde el mirador de Cabezoas. Otro de los mas frecuentados es el de ”los balcones de Madrid”.

Vista desde el mirador de Cabezoas

Vista desde el mirador de Cabezoas

Es interesnate recordar que durante el Domingo de Ramos, la feria del vino de Amani lleva la fiesta al municipio de Sober. Los caldos de la zona son la excusa para festejar uno de los bienes más preciados. En la plaza, un buen número de puestos ofrecen al visitante, además de vino, excelentes platos de la cocina gallega.

Para descansar, un buen sitio es el Parador de San Estevo, ubicado en el municipio orensano de Nogueira de Ramuín. Entre sus muros perdura el silencio de su pasado como monasterio benedictino, del siglo X, y su interior es un paseo por el arte, desde el románico al barroco.

Nogueira de Ramuin

Nogueira de Ramuin

Un viaje entre la naturaleza y el devenir de la  historia que nos descubre otro singular rincón de las entrañables tierras gallegas. Anímense, pongan rumbo a este hermoso lugar y disfruten de una agradable estancia.

Autor: Trotacamino

 

Read Full Post »

Puertos de Beceite- ejemplares de cabra montés-

Puertos de Beceite– ejemplares de cabra montés-

Situados en tierras aragonesas, los puertos de Beceite, donde se estima habitan entre 4.000 y 6.000 cabras montesas, ofrecen al viajero un magnífico paisaje mediterráneo, con una variada flora y fauna montaraz, así como coquetos pueblos repletos de vestigios históricos.

Para proteger las poblaciones cinegéticas se creó la Reserva Nacional de Caza, con una extensión de 30.417 hectáreas que se extienden por Teruel, Castellón y Tarragona.

Iniciamos nuestra visita partiendo del pueblo de Beceite, para poder admirar uno de los sectores más bellos de la zona, “El Parrizal”, un estrecho cañón fluvial creado a consecuencia de la disolución de la roca caliza en el agua. En las laderas donde la roca y las altas paredes lo permiten crece un denso bosque mediterráneo dominado por el pinar.

El Parrizal - Matarraña -

El Parrizal – Matarraña –

También encontramos encinas, zarzaparrillas, sabinas negras, brezos, algún helecho, tejo y acebo, este último protegido por constituir un alimento básico para la fauna durante los meses invernales.

Beceite es una pequeña localidad de unos 650 habitantes, enclavada en el Bajo Aragón, una comarca afamada por su aceite de oliva. La villa contó antaño con un recinto amurallado del cual quedan como vestigios varios de sus portales de acceso. Hoy, con monumentos añadidos, el visitante puede disfrutar del hermoso puente de sillería de un solo ojo, de la iglesia de San Bartolomé, del siglo XVII y del Ayuntamiento de estilo gótico.

Beceite - puente románico--

Beceite – puente románico –

Durante décadas, Beceite dispuso a orillas del río de un molino aceitero y de otro papelero que llegó a ser uno de los más productivos de Aragón.

El Parrizal -pista forestal-

El Parrizal -pista forestal-

Para llegar a la entrada del Parrizal debemos seguir las indicaciones hacia la pista forestal que remonta a contracorriente, y a lo largo de seis kilómetros, el suave y cándido deslizar del río Matarraña.

A mitad de camino encontramos una cueva donde se conservan pinturas rupestres pertenecientes al arte levantino, de finales del Paleolítico y principios del Neolítico.

Cueva de la Dona

Cueva de la Dona

Por el camino, iremos atentos a las pedregosas laderas, donde es posible encontrar algún ejemplar de cabra. Una vez que llegamos al aparcamiento y área recreativa, dejamos el vehículo para proseguir andando por el sector más salvaje e impresionante del recorrido.

El Parrizal -pasarelas -

El Parrizal – pasarelas –

Proseguimos a pie, por lugares donde las paredes se estrechan y el río ocupa completamente el fondo del cauce en forma de verdes y transparentes pozos. Es allí donde vive la nutria, el cangrejo y la trucha. Unas pasarelas de madera suspendidas en la roca, nos permitirán salvar las pozas y continuar por la senda.

Caminando un buen trecho, la pasarela desaparece y la única manera de rebasar el inundado estrecho es, o bien nadando o ascendiendo lateralmente por una empinada ladera con la ayuda de una cadena y unas cuerdas que veremos allí instaladas.

Tramo de los estrechos

Tramo de los estrechos

Con prudencia se puede alcanzar “la Font del Teix”, donde nace el río Matarraña, que aparece y desaparece por filtraciones subterráneas. Esta ruta la podemos realizar en unas tres horas de marcha desde el pueblo de Beceite o en hora y media si utilizamos el vehículo hasta la pista.

Durante el recorrido, por estas serranías, nos invade la sensación de ser observados, y ciertamente así es, las cabras montesas siempre enriscadas, silenciosas, atentas, nos acompañaran desde las atalayas rocosas.

Una vez más descubrimos que la naturaleza, en una perfecta simbiosis entre agua, rocas, bosques y sus habitantes naturales, nos acoge con una deliciosa armonía que no debemos alterar.

Cabra Montés

 Autor: Nieves Alonso

Read Full Post »

Vamos a visitar uno de esos pueblos que sorprende encontrar. Remoto, guardado del bullicio, aparentemente olvidado. Aquél en el que un día sus gentes cruzaron la mar y emigraron a tierras lejanas en busca de fortuna. Al retornar de la tierra del “ron y la bachata” los más venturosos dejaron su huella, para la posteridad, con majestuosas edificaciones coloniales. Eran los llamados indianos

Pero la suerte no fue igual a todos. A los menos favorecidos se les llamó, tal y como cuentan las gentes del lugar,los maletas al agua”. El asunto en cuestión era que cuando los vecinos les preguntaban por su dicha estos replicaban que todas sus pertenencias se las llevó la mar.

Casona de Pancho

Casona de Pancho

Aquellos que vieron engrosado el capital de sus arcas, dotaron de beneficios a su tierra natal. Las construcciones de las casas coloniales originaron numerosos puestos de trabajo, para los dedicados a oficios como la carpintería, la cantería o la ebanistería. Costearon la traída de las aguas y la construcción de la primera escuela, donde hoy se ubica la Casa de la Cultura.

Las altivas casonas indianas nos dan la bienvenida. El tiempo parece no haber trascurrido en Malleza. Indagando por las calles de este singular pueblo llegamos a la plaza del Conde de Casares, donde se alza la iglesia de San Juan. Originaria del XII ha sufrido profundas reformas a lo largo de los siglos. En el XIX los indianos costearon las reformas de la iglesia dándole la imagen que hoy podemos admirar.

Iglesia de San Juan

Iglesia de San Juan

En el interior se abren dos hermosas capillas, la del Santo Cristo de la Misericordia y la de la Virgen del Rosario, flanqueada por las imágenes barrocas de San Joaquín y Santa Ana. Pero lo singular y admirable de esta iglesia se ve desde exterior. Por razones que a todos se les escapan está coronada por una cúpula verde, con rasgos bizantinos, con su reloj, que toca las horas y las medias, una referencia para los vecinos que sólo le oyen cuando prestan atención.

Retablo capilla de Malleza

Retablo capilla de Malleza

El paseo empieza a cobrar interés. Las casas van apareciendo. La del Cuervo, de la segunda mitad del siglo XVIII; la de don Vicente González de Llano, Vicentillo el del gallo-, con galerías acristaladas y tejados abuhardillados; la de Panchón, que emigró a América y la dicha le acarició como banquero y ordenó levantar esta casa como muestra de amor a su tierra natal.

La casa de José Garcí que al regresar de Cuba enriquecido gracias a su comercio “El Escándalo” construyó la mansión sobre las ruinas de una casa del siglo XVII y la llamó “Las Palmeras”; Casa Cima, el Casino de Malleza y una de las más antiguas, en la que según cuenta la tradición oral algunos vecinos se jugaban sus propiedades.

Una de las casas más hermosas, ubicada en una radiante colina de suntuosas vistas  es “Villa Alicia”. Fue en 1918 cuando don Fernando Rodríguez Alonso regresa de Cuba, lugar al que marchó como tantos mallezanos para  tentar a la suerte fundando una administración de lotería ”La Dichosa” que acabó por convertirse en la más famosa de Cuba, encarga la construcción de la villa para su amada esposa Alicia al arquitecto Julio Galán. La ornamentación de la fuente exterior conserva un estilo andaluz con  azulejos de La Cartuja de Sevilla.

Villa Alicia

Villa Alicia

Estos ejemplos de arquitectura indiana no menoscaban al Palacio de los Condes de Toreno, situado en el barrio de la Granja, que fue casa de don Fernando Malleza. La capilla del Palacio guarda en la bóveda unos magníficos frescos cuyo autor es el conde don Francisco de Borja Zuleta. En la misma localidad de La Granja, como una montaña de nieve, impoluta, con un blanco que nunca oscurece, aparece la casona colonial del Estanqueiro, a fecha de hoy un dispensario geriátrico.

Capilla del  palacio Conde de Toreno

Capilla del palacio Conde de Toreno

De regreso a la plaza de Malleza haremos un alto en la fábrica de embutidos. Es en 1957 cuando la familia Miranda compra Casa Cuervo instalando en las dependencias ganaderas una fábrica de salazones, “Embutidos la Unión”. Hoy es una industria moderna donde se podrá adquirir unas estupendas reservar para llenar la despensa.

En la plaza, frente a la iglesia, descansando bajo un viejo fresno, sin prisa porque sabe que ya no puede andar con agilidad, llama la atención Invicta”, una vieja bicicleta que se ha convertido en parte del paisaje de Malleza. Nadie sabe cómo llegó hasta allí, quizás algún niño después de utilizarla la recostó en el árbol y nunca regresó a por ella. La cuestión es que “Invicta”, nombre que aún luce en la barra superior del artilugio, parece seguir esperando.

Invicta

“Invicta”

Una vez al año, coincidiendo con la noche de San Juan, la vieja y oxidada bicicleta desaparece como por arte de magia. Quizás algún vecino la esconde para que no termine junto a otros trastos viejos en la hoguera típica de esta fecha. Todo un halo misterioso envuelve a “Invicta”, nadie sabe a ciencia cierta cómo llegó a Malleza, y seguro que su desaparición definitiva se convertirá en un enigma sin resolver.

Y frente al fresno donde reposa el enigma, se encuentra la que fue antigua fonda, taberna, colmado, salón de cine y lugar donde se ejerció algún viejo oficio, hoy convertida en exquisito restaurante.

Al Son del Indiano

Al Son del Indiano

EsAl Son del Indiano”, un lugar que no nos recuerda a ningún otro. Al traspasar las puertas se hace un guiño al tiempo. La Habana Vieja o el Centro Asturiano de La Habana están presentes rindiendo homenaje a las gentes mallezanas que un día emigraron a Cuba.

Cada detalle colocado en su sitio. Cuadros recreando la isla de antaño, combinados con preciadas lámparas tifanys y hasta un aparato de televisión, el primero en llegar a España y que nadie consiguió hacer funcionar. Todo ello en perfecta armonía, consiguiendo un ambiente perfecto para la elaborada y cuidada cocina que se nos presenta.

Al Son del Indiano- interior-

Al Son del Indiano- interior-

Sorprendente es encontrarse en este rincón de la Asturias occidental con platos de la siguiente guisa: croquetas líquidas, pastel de ortigas, jabalí guisado con castañas o una deliciosa carne de canguro acompañada de mousse de queso fresco de cabra .Sin olvidar los exquisitos postres como el helado de eucalipto con caramelo.

Croquetas líquidas de ortiga con queso de cabra

Croquetas líquidas de ortiga con queso de cabra

El alma de “Al Son del Indiano ” es su dueño, Paulino Lorences. Si él no está falta lo mejor. Es posible que esté haciendo sociedad en algún evento vecinal, mostrando la Villa , contando alguna de las múltiples historias que guarda en su prodigiosa mente o simplemente tomando un zumo de paraguas. Si es martes, está ausente y no recibe. Costumbres adquiridas de su época parisina.

Pero la casa no queda en soledad. Según una vidente, “en el piso por encima del salón de comidas, habita Alfredo”. Este invisible morador de la fonda ,vestido de blanco como un indiano, para nada molesta a Paulino, que hace gala de su hospitalidad.

Fuente:

Libro -La Comarca Vaqueira- por Nieves Alonso

Read Full Post »

Older Posts »

Noticias de Aviación y Turismo

El Blog de Agata Liñero

Eternity

Noticias desde otra perspectiva

la recacha

Una recacha es un sitio donde uno se siente a gusto, protegido. Un entorno adecuado para reflexionar sobre la vida...

Veinte mil leguas

Una bitácora de mis viajes, compartir experiencias y recomendaciones

Planeta Tour

Un blog para los que aman el arte de viajar

Javier Jiménez Sanz

Fotógrafo, Operador de cámara y Editor

Turismo y Ciudades

dónde dormir, qué ver, cómo divertirse y otras curiosidades

Turismo, Actividades y Eventos 2.0

el #1 blog de turismo: todo lo que quieres saber sobre viajes, actividades y eventos

lapappelera

A great WordPress.com site

Myestancia

ALOJAMIENTOS PARA NO OLVIDAR

La aprendiz de Community Manager

Aprendiendo y compartiendo una nueva profesión.

Mamá quiero ser turista

¿Quién no ha querido ser turista alguna vez? Reconoce que a tí también te gusta. ¡Este es tu blog!

Estampas de México.

“Un fotógrafo tiene que ser auténtico y en su obra, debe expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones.” ~ Javier García-Moreno E.

VIAJES TEN MAR

Agencia y Asesores de Viajes

Blog de Turismo Rural

Turismo Rural. Casas Rurales, Apartamentos Rurales, Hoteles Rurales y rutas.

Mi sitio de ruralzoom

ruralzoom.com - casas rurales y aventura

La puerta entornada

Viajes, relatos y anécdotas de una "marciana" en el extranjero

BierzoPress

Las Noticias del Bierzo

Aleon

Observatorio de Zetapolleces y Zentripolleces

A %d blogueros les gusta esto: