Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Andalucía’

Montes, bosques y ríos. Criaturas salvajes en libertad como el águila imperial, el lince, la cigüeña negra o el gato montés. Especies botánicas majestuosas como el roble, la encina o el alcornoque. Y, por último, el nombre de diez pueblos con nombres romanos, cristianos o moros. Tales son las primeras notas del cuaderno de viaje para adentrarse en la Sierra Norte de Sevilla.

Un pañuelo verde y blanco de lugares para emboscarse ligero de equipaje y con el ánimo de encontrar el alma sencilla y limpia de sus habitantes. La Sierra Norte de Sevilla es una región de montaña media mediterránea ubicada en uno de los macizos del oeste de Sierra Morena.

El acceso natural a la Sierra Norte es desde la ciudad de Sevilla. A 80 kilómetros de la capital está El Real de la Jara, de origen romano y rebautizado por los almohades, como Xara en el siglo XII. Fue reconquistada por Fernando III el Santo y en 1498 los Reyes Católicos le concedieron el título de Real, que hoy ostenta en pago a la fidelidad de sus habitantes a la causa cristiana.

Castillo El Real de la Jara

Castillo El Real de la Jara

Todos ellos dejaron trazas que actualmente pueden admirarse a placer. Sobre una suave loma, hoy lugar de placentero paseo, está plantado su impresionante castillo medieval. Otrora fue lugar de desolación y  en la actualidad exquisita atalaya para mirar a los pies dehesas, olivares y campos.

Iglesia Parroquial de San Bartolomé

Iglesia Parroquial de San Bartolomé

Tiene, además, una importante iglesia mudéjar, con portada de Hernán Ruiz y torre de tres cuerpos; está dedicada a la devoción de San Bartolomé y en ella se conservan pinturas del siglo XVIII y el cuadro “Las ánimas”, atribuido a Zurbarán.

La población de El Real de la Jara, no llega en nuestros días a las dos mil almas; es cosa buena acercarse a alguna de ellas para departir amigablemente. Sin duda recomendaran, como cosa curiosa, visitar su Museo de las Ciencias Naturales. Una excelente colección taxidermista, da idea de la fauna existente en toda la Sierra Norte.

A 65 kilómetros de Sevilla, está plantado Almadén de la Plata, de nombre sonoro que da noticias de glorias pasadas. Poblado desde el Neolítico, sus riquezas naturales de mármol y plata fueron explotadas por fenicios, griegos y romanos.

Cueva de los Covachos

Cueva de los Covachos

La traducción de su nombre, de origen árabe, es “La mina”. Lo primero que debe visitarse en Almadén es su nombrada Cueva de los Covachos; en su entrada pueden apreciarse restos de pinturas que pueden ser de origen rupestre y en su interior, marcados en la roca, nombres y fechas algunas del siglo XVIII.

La explicación de estas rúbricas pétreas la dan los naturales: entre ellos es costumbre de antaño demostrar el valor, incluyendo las mujeres, adentrándose en ella y plasmando a cincel la firma.

Altar Mayor

Altar Mayor

Además de Covachos, existen en el término municipal las necrópolis dolménicas de Cañalazarza y Castillejos. De su arquitectura religiosa destaca la iglesia de Santa María de Gracia y su tesoro en plata: una soberbia cruz del siglo XVII y un cáliz del XVIII, además de su retablo y el Cristo del Crucero, que data del XVI.

Otro de los accesos, esta vez en el justo centro sur de la Sierra y a 60 kilómetros de Sevilla, está El Pedroso, donde sus habitantes se dedican a la ganadería y a la explotación del corcho, a mano y cuidando mimosamente los árboles.

La actividad se realiza en verano y tras la primera saca, la operación no puede repetirse hasta pasados nueve años.El origen de El Pedroso, como todos sus pueblos vecinos, es singular. Poblado en origen por los celtas fue repoblado por los romanos por su riqueza minera.

El Pedroso

El Pedroso

Los árabes, entendiendo su importancia defensiva, convirtieron el lugar en plaza fuerte; desgraciadamente hay pocas trazas de este pasado, demolido en la Reconquista.

Ermita de la Virgen del Espino

Ermita de la Virgen del Espino

Otros lugares de interés en El Pedroso son la Ermita de la Virgen del Espino, mudéjar, con su pieza más valiosa: un crucero de 1540; la ermita cobija la imagen de la patrona de El Pedroso y su romería se celebra el 8 de septiembre.

Casa Granja Cartuja de El Pedroso

Casa Granja Cartuja de El Pedroso

Igualmente de origen mudéjar es la sede de la Hermandad procesional del Viernes Santo, emplazada en la ermita de El Cristo. Por último la localidad cuenta con su propia Cartuja, construida en 1479 para acoger a los monjes de San Bruno.

Autor: P/S

 

Anuncios

Read Full Post »

El paraíso de los espíritus libres

En el corazón de Almería, descolgando sus casas desde la montaña donde se ubica, se alza Mojácar, única por su esplendor y belleza. Vigía de las adormecidas aguas mediterráneas y guardiana del espíritu nostálgico de sus moradores, muchos de ellos llegados en la década de los cincuenta durante la repoblación de la villa.

Y es en los míticos años sesenta cuando Mojácar resurge cual “Ave Fénix” de sus propias cenizas. Mucho tuvo que ver su entusiasta alcalde que tomó la iniciativa de regalar parcelas a todo aquél que decidiera establecerse en la localidad.

Pronto pintores, músicos, escritores, intelectuales y artistas de todos los ámbitos y países recalaron en la Villa e iniciaron una convivencia con los mojaqueros de nacimiento, que aún hoy se puede percibir. Mojácar se convirtió en el paraíso de los espíritus libres, un referente a nivel internacional.

Indalo

Indalo

Al igual que el símbolo mágico que identifica a la localidad, “El Indalo”, un amuleto prehistórico portador de la buena suerte y ahuyentador de los malos espíritus. Este muñeco mojaquero, como también es conocido, es una primitiva pintura rupestre donde un hombre sujeta un arco por los extremos con los brazos extendidos por encima de la cabeza.

Pasear por el pueblo es todo un deleite. Sus calles empinadas se abren paso entre la arquitectura medieval que las adorna. Subir al Mirador de la Plaza Nueva nos permitirá disfrutar de unas esplendidas vistas del Valle de las Pirámides además de contemplar plácidamente la Ermita de los Dolores, originaria del siglo XVIII.

Vista desde el Mirador del Castillo

Vista desde el Mirador del Castillo

Desde la Plaza con el ánimo resuelto, podemos emprender camino hacia la zona más elevada de la ciudad, el Mirador del Castillo, el viajero entrará en un mundo de sensaciones ante la majestuosa panorámica de la costa mojaquera.

Proseguimos el paseo descendiendo pausadamente por calles y callejuelas hasta llegar a la iglesia de Santa María, fechada en 1560. Ante ella se alza hierática y orgullosa la estatua a La Mojaquera, tallada en mármol blanco con el traje típico y portando una cantara de agua sobre la cabeza.

La Mojaquera

La Mojaquera

Continuamos el paseo, siempre deteniéndonos en los múltiples detalles que adornan las calles, las encaladas casas con balcones floridos o simplemente observando el lento discurrir de las gentes, hasta llegar a la Plaza del Ayuntamiento, cuyo mobiliario principal es un centenario árbol traído de las Américas por un emigrante.

Adentrada la mañana la villa se torna con nuevos colores, olores y sabores, notas del quehacer de sus gentes. Ahora ponemos rumbo a la puerta de la ciudad, nombrada por los árabes como reza en la inscripción, Almedina. El arco de medio punto cobija el escudo de la ciudad, el águila bicéfala de la casa de los Austrias.

Puerta de la ciudad (Almedina)

Puerta de la ciudad (Almedina)

Y junto al arco se ubica la Casa del Torreón, antiguo aposento del cobro de los impuestos de puerta originaria del siglo XVIII, hoy convertida en una coqueta pensión.

Tomamos un respiro sentándonos bajo el arco y observando el deambular de algunos vecinos por la empinada calle, antiguo acceso a Mojácar.

Barrio del Arrabal

Barrio del Arrabal

Con el espíritu del viajero desocupado nos dirigimos hacía el Arrabal, antiguo barrio judío, donde sus serpenteantes calles nos introducen en un laberinto que hace retroceder el tiempo hasta la época en que habitó el lugar la colonia judía. Este es el único lugar de Mojácar desde donde no se divisa la mar.

Otro símbolo de Mojácar, mencionado ya en algunos textos árabes, es la Fuente de los doce Caños, de la que mana una riquísima agua que no pasa desapercibida para los habitantes o viajeros que no dudan en guardar fila para recogerla en envases y llevarla a casa.

Estas aguas no solo han servido para calmar la sed de los mojaqueros, también han regado los huertos y han sido imprescindibles para las lavanderas, que para no contaminar el agua del regadío lavaban de adentro a fuera con los pies dentro del agua.

Fuente de los doce caños

Fuente de los doce caños

Y si un paseo por la Villa cautiva al experto viajero, la magia de Mojácar culmina con las insólitas playas de aguas cálidas y paisajes sorprendentes que atrapan al visitante en un hechizo permanente.

Las playas del Cantal, Lance Nuevo, Las Ventanitas o la playa del Lobo, que debe su nombre a una casa construida en los años 60 por un famoso pianista que la bautizó con ese nombre, son las de mejor acceso para poderlas disfrutar.

Pero si lo que se desea es admirar un paisaje único y playas vírgenes, ponemos rumbo a poniente, hacía las playas protegidas de Mojácar. En está bellísima zona se dibuja un paisaje que alterna la roca volcánica y la arena. Estas playas están protegidas y el visitante a de ser respetuosos con el entorno.

Playa de Mojácar

Playa de Mojácar

Llegada la noche y el merecido descanso del andarín viajero, es momento de recrearse saboreando alguna de las delicias de la gastronomía mojaquera, de una clara influencia árabe. Platos típicos como la crema mojaquera, los gurullos, las tarbinas o el ajo blanco y el colorao conformarán los paladares más exigentes.

GurullosSin olvidar los exquisitos productos del mar, de la huerta o las excelencias de la caza. Toda una gama de sabores que configuran la cocina mojaquera.

Autor: Nieves Alonso

 

Read Full Post »

Ruta de los Nazaríes

La dinastía nazarí encabezó el último estado de al-Andalus, todavía hoy está presente en numerosos pueblos las huellas de su pasado. La ruta de los nazaríes muestra la herencia que la civilización al-Andalus ha dejado no solo en el patrimonio cultural y artístico, sino también en aspectos de la vida cotidiana como la gastronomía o los oficios tradicionales.

Las tierras de Jaén frontera entre el reino de Castilla y el musulmán de Granada, fueron escenarios de luchas, pero también de convivencia e intercambios entre distintas culturas.

El itinerario lo iniciamos en el puerto de Despeñaperros, actualmente Parque Natural, y tiene un recorrido de 240 kilómetros que abarca las provincias de Jaén y Granada.

El tramo inicial va de Sierra Morena a los márgenes del Guadalquivir durante 70 kilómetros, en esta parte del recorrido encontramos la villa de las Navas de Tolosa, donde se libró la decisiva batalla que abrió las puertas de Andalucía a la cristiandad.

Iglesia de la Encarnación (Bailén)

Iglesia de la Encarnación (Bailén)

Sorteando montes de encinas, olivo y vid se llega a La Carolina, con una arquitectura de corte neoclásico. Poco después se levanta Bailén villa de herencia andalusí y de importante tradición artesanal, entre sus principales atractivos encontramos el Palacio de los Condes de Benavente y la iglesia de la Encarnación.

Y tras visitar Mengíbar, llegamos a Andújar, donde los restos de la muralla, la mezquita convertida en iglesia de Santa Marina o la Torre del Reloj son bellas estampas del periodo nazarí. En sus alrededores se extiende el Parque Natural de la Sierra de Andújar.

Sierra de Andújar

Sierra de Andújar

A partir de aquí, el recorrido se desarrolla por la campiña en dirección Jaén, cubriendo otros 70 kilómetros.

Torre de Boabdil

Torre de Boabdil

Llegaremos a Arjona cuna de la dinastía nazarí, Porcuna donde se conserva la Torre del Homenaje en la que estuvo prisionero Boabdil, último rey de Granada, Torredonjimeno, Martos y a pocos kilómetros de Jaén se ubica Torredelcampo.

Un segundo ramal de la ruta visita las localidades de Linares y las hermosas poblaciones de Ubeda y Baeza, declaradas ciudad Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Plaza de los leones (Baeza)

Plaza de los leones (Baeza)

Al pie de Sierra Mágina, se encuentran las localidades de Jódar, que conserva el castillo más antiguo de la Península, Jimena y Mancha Real. Finalmente se alcanza Jaén, y desde aquí  se aborda el último tramo hasta llegar a Granada.

A la salida de Jaén se encuentra  la población de La Guardia, Cambil donde destacan dos castillos de origen nazarí y Huelma. Ya en la provincia de Granada, el itinerario sigue por Guadahortuna , Piñar y custodiada por atalayas y fortalezas, Iznalloz.

Deifontes (Granada)

Deifontes (Granada)

En plena vega granadina, aparece Deifontes, Albote y Maracena la última localidad antes de llegar a Granada, último reducto musulmán hasta la toma de la ciudad por los Reyes Católicos.

En el aspecto gastronómico, también encontramos la herencia al-Andalus en algunos platos y formas de preparar los alimentos, como los cocidos en los que se mezclaban carnes, verduras y legumbres.

Pestiño (fruta de sartén)

Pestiño (fruta de sartén)

Las albóndigas y empanadas que servían para aprovechar las carnes sobrantes, las gachas, las migas hechas con trozos de pan sobrante, los salazones, los escabechados con vinagres y plantas aromáticas, los fritos de pescados y carnes además de las llamadas “frutas de sartén”: buñuelos, churros, pestiños o roscos de huevo.

Una especial referencia merece la rica y variada repostería:  mazapanes, turrones, alfajores, tocinos de cielo o el arroz con leche, son algunos de los más conocidos dulces que nos han legado nuestros antepasados de generación en generación.

Y una curiosidad… la berenjena, uno de los manjares del Islam, alcanzó tal popularidad en al-Andalus que a los almuerzos de mucho bullicio y gentío les llamaban berenjenales.

Autor: Nieves Alonso

Síguenos en :http://conotroaire.wordpress.com/

 

Read Full Post »

En la parte occidental de Sierra Morena y cerca de la frontera portuguesa se encuentra el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Celtas, árabes, portugueses y los monjes-soldados del Temple dominaron la región y aprovecharon su suave clima para el veraneo y la caza. Hoy la sierra es famosa por la crianza del “cerdo ibérico” , del que proviene el exquisito jamón serrano.

El recorrido que les propongo parte desde Sevilla, por las carreteras N 630 y N 433 hasta el Parque Natural, visitando algunos de los 28 pueblos de la serranía como Jabugo, centro de producción del famoso jamón serrano, continuaremos por la N 455 hacia Valverde del Camino, una excursión a Minas de Riotinto para finalizar en la capital de la provincia, Huelva.

El itinerario pasa por bosques de encinas y alcornoques hasta llegar a la zona verde del Parque. Las precipitaciones del Atlántico crean un clima ideal para los bosques densos, en los que podemos encontrar todo tipo de robles y el castaño. La fauna también es muy variada, con especies en peligro de extinción como el águila real, el gato montés o el azor.

Partimos desde Sevilla, kilómetro cero de nuestro recorrido, no antes de visitar su famosa Catedral y el Alcazar en el casco antiguo, llegamos a Higueras de la Sierra pueblo pintoresco famoso por su cabalgata de Reyes Magos y continuamos hacia Aracena, que es el centro de la comarca, aquí visitamos las ruinas de una antigua fortificación, las iglesias de Nuestra Señora del Mayor Dolor y de Nuestra Señora de la Asunción en la Plaza Alta y la atracción principal, La Gruta de la Maravillas, con galerías visitables que superan el kilómetro de longitud e innumerables estalactitas y estalagmitas.

En la localidad de Fuenteheridos, otro pueblo pintoresco serrano, visitamos la iglesia del Espíritu Santo. La villa de Alájar, de origen árabe, se sitúa en un paisaje encantador, que podemos admirar desde la Peña de Arias Montano, refugio del filósofo humanista del mismo nombre, junto a ella se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de los Angeles. En la pequeña población de Santa Ana la Real, pasearemos por sus estrechas calles y visitaremos la ermita de San Bartolomé y en las afueras la catarata de ” El Chorro“.  También de origen árabe, como lo prueban los restos de una mezquita en las ruinas del castillo, es la villa de Almonaster la Real que conserva su iglesia parroquial de San Martín, de estilo gótico-mudéjar.

Continuamos nuestro recorrido haciendo un alto en Cortejana, que es el centro de la artesanía regional y Aroche, antiguo bastión romano que conserva un castillo árabe con plaza de toros y museo arqueológico, muchas casas señoriales y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Y llegamos a Jabugo, este pequeño pueblo es hoy el lugar más famoso de la región por su producción del cerdo ibérico “Pata Negra”. donde se ubica la fábrica visitable de Sánchez Romero , también merece especial atención la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel. En Castaño del Robledo, pequeña localidad de 200 habitantes, estará el punto de salida para los aficionados a practicar el senderismo por la sierra.

En Minas de Riotinto visitamos la antigua mima de cobre y su museo , la Necrópolis romana de la Dehesa y el barrio inglés-victoriano de Bella Vista. El tramo final del recorrido nos lleva a Nerva, pueblo natal del pintor Vázquez Díaz , y Valverde del   Camino ,población famosa por sus productos de cuero , situada en la carretera principal en dirección Huelva nuestro destino final que una vez alcanzado distará 300 kilómetros del punto de partida.

Este viaje nos permitirá degustar, además de los exquisitos productos del cerdo ibérico, platos típicos de la zona como el gazpacho de culantro, las migas con panceta, las sopas de olores y platos elaborados con las excelentes verduras de sus huertas. Tras una reconfortante comida nada mejor que unos deliciosos dulces como las yemas de San Leandro o los piñonates, exquisitas muestras del más genuino sabor popular.

Autor: Nieves Alonso

Síguenos en :http://conotroaire.wordpress.com/

 

Read Full Post »

Parajes naturales cordobeses

Una de las comarcas donde el viajero quedará embriagado de olores y sabores naturales, es la que riega las aguas del río Guadiato, cuyo valle es uno de los más bellos de la campiña cordobesa. La comarca del Valle del Guadiato posee un entorno de tranquilidad y armoniosos paisajes que cautivarán al desocupado viajero.

El Valle del Guadiato se sitúa a sesenta kilómetros de Córdoba y es limítrofe con otras dos comarcas cordobesas, Los Pedroches y la Vega del Guadalquivir y con la provincia de Badajoz. Cobija once municipios, que constituyen una Mancomunidad, y suman un extenso y variado patrimonio cultural, histórico y natural.

El recorrido que vamos a realizar por la comarca lo iniciamos en el pintoresco y blanco pueblo de Obejo, que se asienta en una alargada loma arropada por el manto verde de Sierra Morena. Las visita desde el Calvario nos sumirán en un remanso de paz, que nos permitirá visitar tranquilamente la parroquia de San Antonio Abad y la Ermita de San Bartolomé.

En esta última se celebra una tradicional romería, con renombre en toda la provincia, donde es protagonista “la Danza de las Espadas”en honor al patrón de la villa, San Benito. Los danzantes bailan sin parar de saltar acompañados de espadas de hierro. A mitad de camino se produce el conocido “patatús”, acto en el que los saltarines simulan ahorcar al maestro de danza.

Villaharta es nuestro siguiente destino. Rodeada de bellos montes, merece la pena visitar la parroquia barroca de Nuestra Señora de la Piedad que protege entre sus muros un bello retablo barroco de la Virgen de Belén, procedente del Monasterio de Pedrique.

Ya en Villaviciosa de Córdoba, el viajero se verá envuelto en una armonía de colores y sonidos que regalan los bellos atardeceres y el discurrir de las aguas. Además de su patrimonio natural como el pantano de Puente Nuevo, las chorreras de Orejón o el parque forestal de Cabeza Aguda.

Cabe destacar entre sus monumentos la Ermita de Nuestra Señora de Villaviciosa, originaria del siglo XVIII y la iglesia de San José del XIX, en esta última se conserva una bonita talla de madera policromada de San Judas Tadeo del siglo XVII. La arquitectura civil está magníficamente representada por la Tercia, construcción del siglo XVIII declarada Bien de Interés Cultural.

La localidad de Villanueva del Rey nos muestra un bello paisaje adornado de huertas, viñedo y parcelas acotadas por muros de piedra.

La siguiente parada es en el renombrado pueblo de Fuenteovejuna. Localidad que inmortalizo en un drama Lope de Vega. En la obra el autor describe el levantamiento del los vecinos contra el Comendador de la Orden de Calatrava.

El viajero se empapará de cultura e historia en las diferentes visitas que podrá realizar  a la iglesia de Nuestra Señora del Castillo, del siglo XV o al Palacete Modernista o Casa Cardona, convertida en el emblema arquitectónico de Fuenteovejuna.

Además merece a pena visitar el conjunto dolménico de Los Delgados y la mina romana de La Loba.

Camino del próximo destino vamos abandonando las localidades de Los Blázquez, Valsequillo, La Granjuela, Peñarroya y Pueblonuevo, este último vinculado a la industria minera conserva interesantes edificios de estilo francés como el Ayuntamiento, la Biblioteca Pública o el Casino , antigua sede de la Sociedad Minera,

Proseguimos camino dirección a Belmez. Nos recibe a lo lejos su Castillo, situado junto al pueblo en una elevada loma, aún conserva murallas y una espléndida Torre del Homenaje. El lugar es un excelente mirador del Valle del Guadiato.

El final del viaje llega en Espiel, donde la Parroquia de San Sebastián, originaria del siglo XV, conserva un rico tesoro en piezas de platería cordobesa. Además la  localidad atesora un pintoresco casco antiguo que da nombre a sus calles con poéticos nombres como la calle de la Flor, el Viento o el Silencio.

Todo un remanso de paz entre la naturaleza que embriagará al viajero de estas tierras cordobesas.

Autor: Nieves Alonso

Read Full Post »

Ruta de los Almorávides y Almohades

Este viaje evoca la estrecha relación entre dos continentes separados por un estrecho brazo de mar. Uno frente a otro, se miran cómplices de una cultura, de un modo de vida. África y Europa comparten los cimientos de un vasto imperio que se fraguó allá por los siglos XI y  XII fundiendo al Magreb occidental y al-Andalus, lo que los antiguos llamaron… “Las Dos Orillas”.

La ruta de los Almorávides y Almohades enlaza las costas y ciudades del Estrecho con Granada a través de Cádiz, Jerez y Ronda siguiendo las vías de comunicación que unían el norte de África y el sur de al-Andalus. En la actualidad el viaje se simplifica por la moderna red de carreteras.

Los Almorávides y sus sucesores los Almohades, forjaron grandes imperios en el norte de África y la Península Ibérica, fundadores los primeros de la capital, Marrakech  en el 1070, extendieron su dominio desde el Senegal a  los reinos de al-Andalus. Sus rivales los Almohades les arrebataron el poder a mediados del siglo XII, tras largas luchas.

Desde el inicio del viaje, en Algeciras, hasta la culminación de este, en Granada, transcurren entre 300 y 450 kilómetros, según el camino que tomemos. Un primer ramal pone rumbo hacia Ronda a través de la serranía, rozando Castellar y Jimena de la Frontera, Gaucín y los pueblos del valle del río Genal.

El ramal occidental cubre mayores distancias, visita las localidades de Alcalá de los Gazules y Medina Sidonia continuando por Cádiz, el Puerto de Santa María y Jerez. Desde aquí prosigue hacia Arcos y los pueblos blancos gaditanos: Grazalema, Zahara, Algodonales, Olvera y Setenil para recalar en Ronda.

Alcanzado Ronda por cualquiera de los dos ramales, el viaje continua hacia Teba y Campillos hasta alcanzar Velez-Málaga. Tras la visita por los pueblos granadinos se alcanza el final del recorrido, la mágica ciudad de Granada.

Durante todo el recorrido las huellas de al-Andalus se hacen patentes a cada paso, en cada pueblo, en sus construcciones defensivas, en los monumentos y en la arquitectura tradicional.

Los almorávides, al igual que sus sucesores en el imperio hispano-marroquí, los almohades, fueron grandes constructores que engrandecieron las ciudades andaluzas dotándolas de protectoras murallas, alcazabas y numerosos edificios. Cada rincón de este viaje rezuma historia y tradición que no dejará al viajero indiferente.

Uno de los tramos más pintoresco y deslumbrante del viaje es el que transita por las sierras de Arcos y Ronda, donde se ubican los llamados Pueblos Blancos. Reunidos en torno a castillos e iglesias, dominan el horizonte desde lo alto de peñas o bajo la escolta de imponentes montañas.

El viajero queda cautivado en sus laberínticas calles de trazado medieval y con sus encaladas viviendas, recubiertas de teja rojiza, adornadas con macetas y plantas y preservándose con rejas labradas a forja, elegante sencillez de unas villas que son un remanso de tranquilidad.

Junto al espectáculo de las serranías, este viaje nos ofrece todo un sugerente repertorio de paisajes donde los espacios protegidos y Parques Naturales se intercalan con el litoral que muestra las playas, dunas, acantilados y humedales que a la vez contrastan con los viñedos y cultivos de las campiñas.

Otro de los atractivos de este enigmático viaje son, los hábitos gastronómicos, las provincias de Cádiz, Málaga y Granada nos ofrecen una rica variedad de productos. Pescados frescos y mariscos de la costa atlántica, gazpachos y potajes de la campiña, embutidos, chacinas, guiso de caza o calderetas en las zonas serranas y variadas frutas, verduras y hortalizas de las vegas interiores.

Un apartado especial merecen los afamados vinos de Jerez, los extraordinarios aceites de la vega andalusí y la deliciosa repostería llena de reminiscencias andalusíes, pestiños, amarguillos o alfajores que endulzaran el camino del incansable viajero.

Autor: Nieves Alonso

 

 

Read Full Post »

 

Inagotables rayos de luz iluminan el verdor de un valle que es surcado por el río que le nombra, el Almanzora. La peculiaridad de sus viviendas, casas cuevas que se reparten por todo el valle; la singularidad de sus parajes; el arraigo de las tradiciones y la hospitalidad de sus gentes, convierten a esta comarca serrana en una de las más atractivas de Andalucía.

Esta comarca almeriense, situada entre la Sierra de Los Filabres y Las Estancias, goza de un paisaje lleno de contrastes e insólita belleza. Los Filabres, después de Sierra Nevada, es el techo de la provincia, representado por el Calar Alto con 2.168 metros de altitud. Su cima guarda uno de los observatorios astronómicos más importantes del mundo.

Además, un Monumento Natural se alza en esta Sierra, La Tetíca de Bacares, que con sus 2080 metros es la segunda altura de la  provincia. Desde las cumbre se descubre como la provincia de Almería se rinde a sus pies.

Los Filabres conserva una de las mayores masas forestales de la provincia, que unida a la de la Sierra de Las Estancia convierten al Valle del Almanzora en el pulmón verde de Andalucía. Podemos disfrutar de encinares centenarios como Los Sapos y El Marchal que se sitúan en la localidad de Serón.

A nuestro paso por las localidades cercanas a la Sierra de Las Estancia, observaremos los contrastes entre las zonas de vega regadas y otras más áridas y agrestes. Lo cierto es que las más de veinticinco poblaciones de esta comarca gozan de singulares parajes que llamarán la atención del curioso viajero.

Al patrimonio natural hay que añadir la riqueza cultural, un extenso legado de la multitud de civilizaciones que se asentaron en la comarca a lo largo de la historia. Los primeros vestigios se remontan a la Prehistoria como se demuestra en La Cueva de los Tesoros en Bacares, el Marchal de Serón o Las Piedras Labras de Chercos.

Las culturas fenicia, cartaginesa y romana dejaron su huella en algunos asentamientos de las localidades de Amuña de Almanzora  o Fines, el núcleo de “Tagili”, el acueducto romano de Albanchez o el Cerro del Cortijo de Carrillo.

Pero fue la presencia árabe la que marcó con mayor fuerza el patrimonio de la comarca. Adornando muchos municipios encontraremos numerosos restos de hisn- castillos-  y alcazabas como los de Serón, Purchena o Sierro. En Olula del Río se conserva un núcleo primitivo de esta pueblo,” La Piedra Ver”.

En la localidad de Somontín en el Alto Almanzora, donde aún se recuerda que en 1594 el celebre Miguel de Cervantes pasó recaudando impuestos para la Hacienda Real, haremos un alto en la Plaza de Sauro para admirar los resto de un cementerio

Épocas históricas posteriores, también dejaron huella en la comarca como lo demuestran la iglesia de San Ginés en Pucherna o el santuario barroco de Nuestra Señora del Saliente, ambos galanean del título de Monumento Histórico-Artístico.

Y fue precisamente uno de los pueblos que se asentaron en la zona, los fenicios, los descubridores de uno de los tesoros de la localidad de Macael, el mármol. Los fenicios utilizaron el sagrado material para la elaboración de ataúdes. Más tarde musulmanes y romanos le dieron la misma utilidad.

Aunque el mármol de Macael está presente en construcciones como la Alhambra de Granada, la Mezquita de Córdoba, el Teatro Romano de Mérida o el Monasterio del Escorial. Y es que la historia de Macael  ha estado ligada a la extracción del mármol o Almuki, expresión que utilizaron los musulmanes para referirse al mármol de veta blanca.

Y como colofón a este viaje serrano nada mejor que deleitarnos con la exquisita gastronomía del Almanzora, estrechamente ligada a la civilización andalusí que moró en estas tierras durante setecientos años. Las especias junto a los sabores de la huerta aliñados con el producto estrella, el aceite de oliva, se recrean en platos como: las migas cortijeras, las patatas boca abajo, las gachas o la olla de trigo.

Sin olvidar la afamada fritá de Suflí o los potajes de Semana Santa. Si antes de la comida tomamos un aperitivo la mejor opción es una tapita de los embutidos de la comarca, eso si, dando prioridad al conocido jamón de Serón. Es aconsejable que no abusen de estas entradas si deciden tomar el cocido de matanza.

Y para terminar de recrear el paladar un postre de frutas de la tierra conformará al más exigente de los comensales, los más golosos pueden optar por los dulces islámicos donde la miel es un producto básico.

Una recomendación, no desprecien una copita de la típica bebida de la Comarca- la mistela- en su gran mayoría de producción casera.

Disfruten de esta aventura por el Valle del Almanzora…seguro que regresarán.

Autor: N/A

Read Full Post »

Noticias de Aviación y Turismo

El Blog de Agata Liñero

Eternity

Noticias desde otra perspectiva

la recacha

Una recacha es un sitio donde uno se siente a gusto, protegido. Un entorno adecuado para reflexionar sobre la vida...

Veinte mil leguas

Una bitácora de mis viajes, compartir experiencias y recomendaciones

Planeta Tour

Un blog para los que aman el arte de viajar

Javier Jiménez Sanz

Fotógrafo, Operador de cámara y Editor

Turismo y Ciudades

dónde dormir, qué ver, cómo divertirse y otras curiosidades

Turismo, Actividades y Eventos 2.0

el #1 blog de turismo: todo lo que quieres saber sobre viajes, actividades y eventos

lapappelera

A great WordPress.com site

Myestancia

ALOJAMIENTOS PARA NO OLVIDAR

La aprendiz de Community Manager

Aprendiendo y compartiendo una nueva profesión.

Mamá quiero ser turista

¿Quién no ha querido ser turista alguna vez? Reconoce que a tí también te gusta. ¡Este es tu blog!

Estampas de México.

“Un fotógrafo tiene que ser auténtico y en su obra, debe expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones.” ~ Javier García-Moreno E.

VIAJES TEN MAR

Agencia y Asesores de Viajes

Blog de Turismo Rural

Turismo Rural. Casas Rurales, Apartamentos Rurales, Hoteles Rurales y rutas.

Mi sitio de ruralzoom

ruralzoom.com - casas rurales y aventura

La puerta entornada

Viajes, relatos y anécdotas de una "marciana" en el extranjero

BierzoPress

Las Noticias del Bierzo

Aleon

Observatorio de Zetapolleces y Zentripolleces

A %d blogueros les gusta esto: