Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ávila’

El legado celta, un modo de vida

 

Las ruinas de un gran poblado vetón resplandecen en la solana de Gredos, junto a la aldea abulense de “El Raso”. Allí podemos ver el Castro celta de “El Freillo”, que está abierto todo el día y donde la entrada es gratuita. La proximidad a Madrid, dista tan solo 180 kilómetros, nos permite realizar esta visita cualquier día que tengamos disponible y que el agradable tiempo primaveral acompañe.

El castro es un enclave extenso de veinte hectáreas y estaba profusamente urbanizado con 300 casas, capaz de ubicar a 1.500 personas. Una cifra que para los siglos II y I antes de Cristo y un lugar como la sierra de Gredos, se antoja importante. Incluso escandalosa, si se considera que hoy sólo la superan 17 de los 248 pueblos que hay en Ávila, incluida la capital, y es justo el triple de la población que tiene El Raso, anejo de Candeleda, junto al que yacen las ruinas.

Desde “El Raso”, una sinuosa carreterilla conduce, en un par de kilómetros, hasta el emplazamiento del castro, que es soberbio. En la falda del Almanzor, que descuella dos mil metros más arriba y sobre la garganta de Alardos, que corre 200 metros más bajo, se erigía el poblado, dominando visualmente el inmenso valle que fertiliza el río Tiétar, los montes de Toledo y la sierra de Guadalupe.

Al socaire de las más altas cumbres de Gredos, gozaba de un clima benigno y de buenos pastos. Por no hablar de la defensa que le prestaban semejante foso, el Alardos y el Almanzor, como guardaespaldas.

De los tres sectores en que está dividido el yacimiento, el de mayor interés es el más cercano al final de la carretera. En él se puede apreciar cómo las casas se alineaban y adosaban formando calles y manzanas con un sentido de la urbanización más que incipiente.

Las casas eran de muros de tapial, apoyados sobre un zócalo de mampostería de granito y cuya estancia principal consistía en una cocina con banco corrido alrededor del fuego, donde se comía y se dormía al revoltijo.

En este mismo sector se han reconstruido fielmente dos casas, con su porche y su techumbre de madera cubierta de piorno, que recuerdan los viejos chozos pastoriles que aún se estilan en la sierra de Gredos.

Otra prueba de que los vetones no eran unos cafres es el hallazgo de varios hornos para la fundición del cobre; así como de un tesorillo de plata en el vestíbulo de una de las viviendas, compuesto por unos torques, un brazalete, una pulsera, una fíbula y cinco denarios.

En los alrededores no dejen de visitar Candeleda, a siete kilómetros de “El Raso”, con su casco antiguo, su santuario de Chilla, el centro de naturaleza “El Vado de los Fresnos” y el embalse de Rosarito.

También próximo está Poyales del Hoyo, donde se ubica el aula museo “Abejas del Valle” y por supuesto el municipio de Arenas de San Pedro, a 27 kilómetros de “El Raso”, donde lo más representativo son las grutas del Águila.

Y repasando la gastronomía de la zona, encontramos exquisitos platos como: el conejo al ajillo, las  migas, las patatas revolconas y el chuletón, además de judías carillas y cabrito asado; todo culminado con los postres más apetitosos y regado con los buenos caldos castellano-leoneses.

Y si desean adquirir algún objeto simbólico del lugar, la oferta es múltiple: réplicas de cerámica , armas celtas, libros o bien productos naturales y artesanía en cartón-piedra.

Para los más intrépidos, son varias las actividades que se pueden realizar en este entorno abulense. Destacan los descensos y travesías en canoa por el río Tiétar; los recorridos con quads o un tranquilo paseo entre la naturaleza tomando como compañero un dócil caballo.

Autor: Nieves Alonso

 

 

 

Anuncios

Read Full Post »

Mijares, lugar de asentamiento de pueblos primitivos, vetones, iberos, celtas, romanos, moros y judíos, lo habitaron en diferentes épocas como demuestran los hallazgos arqueológicos que permanecen casi inéditos. En 1679 adquirió la condición de Villa y en la actualidad pertenece al partido judicial de Arenas de San Pedro, Ávila.

En nuestro recorrido por el casco urbano, encontraremos callejuelas empinadas y estrechas, con casas de piedra y balconadas de madera. No podemos dejar de visitar el Barrio de Abajo, la Plazoleta del Ayuntamiento, rincón que aún hoy día conserva sus edificios típicos de piedra y madera, y el Barrio de la Esquinilla, donde a lo largo de su empinada cuesta veremos casas y balcones que guardan todo el encanto de lo viejo.

Unas excepcionales vistas nos ofrecen los miradores que dan a la Garganta de las Torres, que atraviesa el término de norte a sur y antes de entregarse al Tiétar baña las ruinas de Las Torres, antigua fortaleza medieval y posterior núcleo de población hasta 1703 en que quedó abandonado.

Si la visita la realizamos en verano nada mejor para combatir el calor que las refrescantes aguas del Charco Largo o el Lucero. Si es invierno podemos escuchar el ruido del agua y contemplar su fuerza.

En Mijares encontraremos una enorme diferencia de altura en pocos kilómetros, de los 400 metros, por donde pasan las cálidas aguas del Tiétar, a los 2075 metros de la Peluca, testigo y vigía del pueblo, último reducto del águila y la cabra hispánica.

Por estas tierras, a 500 metros de altitud discurre el Camino Real por el que en más de una ocasión pasaría Carlos V en busca de su lugar de descanso, Yuste. Los verdes prados y la carretera C-501 casi paralela al río, rompen el término de este a oeste y hacen de frontera entre el olivo y el pino.

El núcleo de población esta situado un poco más arriba a 856 metros.
Mijares nos invita a realizar paseos o marchas por sus alrededores, la subida por el Torozo, nos regala unas espléndidas vistas de la Villa, el camino del Mongote presenta una panorámica inigualable del valle del Tiétar o el Puerto del Fondo donde a 1570 metros de altitud podremos llenar nuestras cantimploras del refrescante agua de su fuente y aspirar aire puro de montaña.

Al bajar de nuevo al pueblo, y tras un breve descanso podemos saciar nuestro apetito y nuestra sed buscando un lugar donde comer unas patatas al calderillo, un cabrito cuchifrito, un cochinillo asado o unas chuletas de ternera propias de la tierra, regado con el buen vino tinto y fuerte elaborado en el lugar.

Autor: N/A

Read Full Post »

Paisaje cultural del vino

Candidatura para Patrimonio Mundial del Paisaje Cultural del Vino y el Viñedo de Rioja y Rioja Alavesa

Noticias de Aviación y Turismo

El Blog de Agata Liñero

Eternity

Noticias desde otra perspectiva

la recacha

Una recacha es un sitio donde uno se siente a gusto, protegido. Un entorno adecuado para reflexionar sobre la vida...

Veinte mil leguas

Una bitácora de mis viajes, compartir experiencias y recomendaciones

Planeta Tour

Amantes del arte de viajar

Javier Jiménez Sanz

Fotógrafo, Operador de cámara y Editor

Turismo y Ciudades

dónde dormir, qué ver, cómo divertirse y otras curiosidades

Turismo, Actividades y Eventos 2.0

el #1 blog de turismo: todo lo que quieres saber sobre viajes, actividades y eventos

Myestancia

ALOJAMIENTOS PARA NO OLVIDAR

La aprendiz de Community Manager

Aprendiendo y compartiendo una nueva profesión.

Mamá quiero ser turista

¿Quién no ha querido ser turista alguna vez? Reconoce que a tí también te gusta. ¡Este es tu blog!

Estampas de México.

“Un fotógrafo tiene que ser auténtico y en su obra, debe expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones.” ~ Javier García-Moreno E.

VIAJES TEN MAR

Agencia y Asesores de Viajes

Blog de Turismo Rural

Turismo Rural. Casas Rurales, Apartamentos Rurales, Hoteles Rurales y rutas.

La puerta entornada

Viajes, relatos y anécdotas de una "marciana" en el extranjero

BierzoPress

Las Noticias del Bierzo

Aleon

Observatorio de Zetapolleces y Zentripolleces

SNT Noticias

Noticias y artículos de Videojuegos, actualidad, películas, series, manga, humor y webcomic. Lo más importante siempre aquí.

A %d blogueros les gusta esto: