Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Marruecos’

Escalando El Yelmo -La Pedriza

Escalando El Yelmo -La Pedriza

Palabras y huellas en el camino, un legado aún por decidir. Estas son las dos vías que elegí en la vida. Mientras que la cabeza me sitúa en la comunicación, el corazón me traslada a la montaña. Lucho por hallar la manera de que estas dos vertientes convivan día a día, pues no podría realizarme como persona sin cubrir ambas pasiones en su totalidad.

Más pronto que tarde tendrá lugar la frenética batalla entre estos titanes que me gobiernan. ¿Deberé decantarme por el vencedor y desterrar al rival más débil? Difícil decisión. He de confesar que me hallaba perdida en un espeso bosque donde no habitaba luz en él.

Sin embargo hace unos días tropecé…

Bosques de Noruega

Bosques de Noruega

Una piedra me susurró al oído… “sólo la oscuridad más absoluta te permitirá ver infinidad de estrellas”. Maravillosas palabras llenas de color y poesía.

Efectivamente, cuando me sumergí en la profundidad abisal, mis ojos empezarón a tener luz propia, iluminando un sinfín de opciones hasta ahora ocultas para mí.

Mis pies, eternos peregrinos de aventuras, decidieron  trepar el risco más escarpado para dar con la puerta que hacía cumbre.

Según la abrí, una corriente eléctrica recorrió mi cuerpo. Me sentí pletórica, llena de energía, viva y con unas intensas ganas de brincar. ¿Qué debía hacer ahora?

Escalando-La Raja-

Escalando-La Raja-

Una fuerte necesidad de contar mi aventura se apoderó de mí. Fue ahí cuando me percaté de que dicha felicidad sólo tendría verdadera autenticidad en el momento que la compartiera. ¡Esa era la clave!

Debía vivir intensamente mis aventuras, mis expediciones a la montaña y regalárselas al mundo. De esa manera, las personas que quisieran escucharme podrían, por unos instantes, viajar en sus mentes y sentirse partícipe de ellas.

Quise comprobar la efectividad de mi nuevo método y publiqué un breve fragmento narrando unos instantes de una escalada clásica que realizamos hace poco en la Sierra de Madrid. Decía así:

“…He soñado con las estrellas… Con una roca bañada por un pellizco de luna, con el 8 que me regaló Paco , ardiendo por la travesía de la cuerda, con el canto metálico de mis cintas express bailando en la cintura. Viendo la noche venir, sonríe la espesura. La oscuridad me impide ver el camino, pero confío en mis gatos. Atrapando los sonidos de la noche, quedo desnuda en su naturaleza, fundiéndome en su miel… Trenzando una aventura inmejorable. Aúllo. Sonrío.”

No importa la retórica, lo esencial es la magia que despiertan estas palabras. Seas quien seas, por unos segundos abandonas tu rutina, te enfundas unos gatos y comienzas a segregar un cóctel de endorfinas y adrenalina.  Aquellos que me leen son los que me  motivan a continuar hacia adelante. Quieren viajar, saber cómo terminará su aventura.

Escalando en Marruecos

Escalando en Marruecos

El colmo de las casualidades es… que hace unos días tuve el privilegio de leer en un periódico de tirada nacional, una entrevista que un compañero periodista había realizado al inigualable montañero César Pérez de Tudela. Que gratificante ha sido hallar en sus palabras respuestas a mis preguntas. “Un explorador de la vida”, pionero en acercar la montaña a millones de personas, además de periodista, abogado, escritor y sobre todo excelente comunicador. Un histórico del alpinismo, que hoy mismo ha ascendido un peldaño más dentro de mis referentes.

César Pérez de Tudela

César Pérez de Tudela

Él supo encontrar las chapas, los hitos en su carrera profesional y eso le condujo a experimentar todo tipo de éxitos y fracasos que le han configurado como persona. ¡Un aventurero como la copa de un pino! Alegremente leo sus proezas, pero voy más allá. Me adentro en sus expediciones; en sus interminables caminatas, en sus torturados pies, en los momentos de frío, hambre y cansancio.En la sensación que aflora cuando se amanece en un lugar perdido entre las montañas; en su cabeza siempre animando para dar un paso más… Sin duda, una soberbia colección de momentos sólo aptos para aquellos exploradores de las emociones humanas.

Porque uno se siente más vivo cuando entra en contacto con la naturaleza y le ofrece todo cuanto tiene, empezando por el amor y terminando por el miedo. Sin embargo la “madre naturaleza” es sabia y no regala sus mieles a cualquiera, por eso nos pone a prueba en situaciones límite donde el valor y la persistencia son fundamentales.

Cuán gratificante es desnudarse ante ella en cuerpo y alma y mostrarse fuerte… ¡La recompensa es inmensa!

Glaciar Nigardsbreen -Noruega

Glaciar Nigardsbreen -Noruega-

César Pérez de Tudela ejemplifica al detalle mis palabras, es más, simpatiza involuntariamente con mi situación actual. Aparte de ser un admirable alpinista ejerce como comunicador. Ha conseguido el equilibrio entre sus dos pasiones, tal como yo estoy empezando hacer. En la lejanía me siento tremendamente cercana a él y es lo que necesito para seguir ascendiendo mi propio ocho mil.

Cuéntamelo César. Desde aquí te animo a que sigas inspirando con tus andanzas a los jóvenes montañeros del mañana, quizás en alguna ocasión compartamos camino. Nada me gustaría más.

Autor: Alba Sánchez

Enlaces: http://www.cesarperezdetudela.com/

http://blog.cesarperezdetudela.com/

Anuncios

Read Full Post »

Descubriendo nuevas sensaciones

A la hora de viajar y elegir un destino, busco aquél que me ofrece emociones intensas y sensaciones únicas. He querido realizar un viaje diferente, una evasión de la vida convencional, sumergirme en otra cultura e impregnarme de una forma de vida aparentemente lejana. Este viaje a Marruecos no solo ha superado mis expectativas, además, ha permitido adentrarme en una cultura diferente y descubrir a sus gentes. Una hermosa manera de bucear en los rincones más íntimos del ser y crecer como personas.

Iniciamos este emocionante viaje en la ciudad de Marrakech. Al llegar al aeropuerto de Menara ya se respira otros aire. Con cierta incertidumbre intento vislumbrar entre el gentío al empleado del Riad, que viene a acompañarnos al lugar donde nos vamos a alojar.

El Riad Dar Nael es un alojamiento típicamente marroquí. Siham la dueña, hace gala de la hospitalidad que nos acompañará durante todo el viaje. Nos acompaña hasta un salón típico marroquí donde nos esperaban unos deliciosos zumos de naranja. Una vez descansados nos disponemos a subir a la habitación para dejar el escaso equipaje.

Tras una añeja puerta de madera descubrimos una acogedora estancia revestida de “tadelakt”. A pesar de la falta de intimidad por la directa comunicación entre el dormitorio y el aseo, nos invade una agradable esencia marroquí.

Iniciamos la visita a la ciudad en uno de los lugares más antiguos de Marrakech La Medersa Ben Youssef una escuela de estudios coránicos del siglo XII próxima a la mezquita de mismo nombre. Es sorprendente la austeridad de las celdas donde se alojaban los estudiantes.

No alcanzamos a dar dos pasos para encontrar el Museo de Marrakech, suntuoso edificio de finales del XIX que guarda testimonios de la historia de Marruecos representados en objetos de cerámica, joyas, vestimentas, mobiliario, armas tradicionales, documentos y obras pictóricas.

Nos dirigimos al Zoco, “La Meca del regateo”, un laberinto de callejuelas llenas de puestos y tenderetes donde los marroquíes compran y venden sus productos y comercian con los turistas. La sensación es de pequeño caos, donde reinan los diversos olores junto con un gran bullicio.

Atravesado “El gran mercado” llegamos a la Plaza de Jenna el Fna, la sensación de alivio nos invade al encontrar en contraste un espacio de grandes dimensiones. Relajadamente degustamos un delicioso té en la terraza de la azotea de un restaurante que ofrece una espectacular panorámica de la ciudad.

La plaza es el lugar más importante de la Medina (casco histórico de la ciudad rodeado de una extensa muralla). Durante todo el día, como si se tratara de un decorado teatral, la plaza modifica su apariencia. Los vendedores de zumos de naranja se alternan con encantadores de cobras, que reclaman algunos dírhams por contemplar el espectáculo, domadores de monos y puestos ambulantes que son sorteados por los vehículos y calesas que circulan libremente por el lugar.

Al llegar la noche la imagen cambia de forma radical apareciendo un sinfín de puestos de comida que tapizan el lugar, cubiertos con un techo de humo. Se dejan oír las notas musicales y algarabías de los espectáculos callejeros.

No abandonamos la plaza sin antes degustar un zumo de naranja. Decenas de puestos llaman nuestra atención y adulan. Basta escuchar una simple palabra en español para lanzarnos frases atropelladas sobre jugadores y equipos de futbol. Nos decantamos por uno al azar y por el módico precio de 4 dírhams disfrutamos de un incomparable sabor que nada tiene que envidiar a las naranjas españolas.

La siguiente parada es el Museo Dar Si Said, una residencia del XIX donde se exponen obras de arte marroquí realizadas en madera. Continuamos la visita al Palacio de la Bahía, dedicado por el visir Ahmed Ben Moussa
a una de sus favoritas, y al Palacio de Badi, del siglo XIV, con más de 300 habitaciones. Las ruinas del patio nos transportan a un pasado lleno de lujo y esplendor.

Una vez concluida la visita al palacio, nuestros pies andan libres y cuando menos lo esperamos un intenso tráfico nos rodea e intentamos esquivar alguna motocicleta. En ese momento los comerciantes marroquíes intentan sacarte del apuro y llevarte a su terreno.

Así sucedió y un simpático marroquí nos mostró amablemente el Barrio Judío, ilustrándonos sobre el origen y la entidad de dicha zona. Aprovechamos el momento  para comprar almizcle y embriagarnos de suculentos y deliciosos olores.

Al día siguiente y tras un suculento desayuno en el patio del Riad, proseguimos la visita poniendo rumbo hacia las Tumbas Saadíes, una necrópolis real que guarda las tumbas de los sultanes, familiares, guerreros y sirvientes de la dinastía Saddíe.

La siguiente parada es en la Mezquita Koutoubia, la más importante de la ciudad y el edificio más representativo de arte almohade. Al igual que el resto de mezquitas el paso al interior solo está permitido a los musulmanes. Aprovechamos para tomar un descanso en la plaza y observar detenidamente los 70 metros de altura del minarete. Desde una de sus ventanos apreciamos unos megáfonos cuya función es que los rezos lleguen a toda la ciudad.

La cocina marroquí nos está encantando, no obstante queremos explorar la parte nueva de la ciudad, Gueliz, Recorriendo la calle Mohammed V, nos detenemos en la plaza de La Libertad. Casualmente los lugareños de las montañas del Atlas han montado un pequeño mercado para vender los productos que han logrado tras largo meses de trabajo y esfuerzo.

A diferencia del Zoco, nos detenemos para mirar los puestos sin el agobio del comerciante, aunque el regateo siempre está presente .El punto final de la visita a la “Ciudad Nueva” la ponemos tomando una hamburguesas en una conocida

hamburguesería occidental. Me atrevería a decir, que hasta en las patatas fritas se aprecia el sabor a “Zoco” que tan presente está en este viaje.

Tomamos un taxi y tras acordar el precio con el conductor nos dirigimos a los Jardines Majorelle, lugar de inspiración de su creador el pintor francés Jacques Majorelle y en la actualidad propiedad de Yves Saint Laurent.

Si durante todo el tiempo nos afloran nuevas sensaciones que transmite el país vecino, estas se hacen más intensas en el restaurante-palacio Chez Ali donde la sabrosa típica comida culmina con un soberbio espectáculo de música instrumental que se apodera de ti y te traslada al mismo desierto. Siento el retumbar del diafragma por el elevado volumen de la música, a la vez que una alfombra surca el cielo de un extremo a otro del palacio.

Después de una noche de emociones intensas iniciamos la parte final del viaje hacia la zona más árida y estéril del país, el Desierto del Sahara, y la convivencia con las gentes que han hecho de este inmenso manto de arena su forma de vida.

Ya en el microbús que nos aproximará a la zona desértica entablamos conversación con Karim nuestro guía, enamorado de nuestras golosinas y del único disco de música que nos repite una y otra vez, cautivándonos con su constancia y templanza. Phil Collins y cantos árabes se convierten en la banda sonora de la excursión, una extraña combinación que terminamos por aborrecer, aprovechando cualquier segundo de distracción del perseverante Karim para encender la radio.

Nos adentramos en la cordillera del Atlas las condiciones climatológicas se han modificado aumentado el frío y viento. El paisaje de sublime belleza y la altitud nos regala una espectacular panorámica del Valle de Ourika donde se asientan poblados marroquíes entre el verdor y las cumbres nevadas.

En la provincia de Ouarzazate visitamos la ciudad fortificada de Ait Ben Haddou, declarada Patrimonio de la Humanidad. Perdido en el tiempo es uno de los lugares más bellos de Marruecos, escenario de películas como Lawrence de Arabia, La Joya del Nilo o Gladiator.

Pasamos la noche en el Valle del Dades, un estremecedor paisaje de piedra rojiza con formas caprichosas nos acompaña por una carretera ascendente serpenteante que conduce al albergue. La panorámica del cañón es sobrecogedora. El sonido del río que da nombre al valle, arropado por un cielo estrellado, el olor a barro y piedra que desplaza una ligera brisa nos hace sentir la inmensidad de la naturaleza.

Visitamos Las Gargantas de Dades y Todra, dos angostos desfiladeros lugares de paso para los nómadas que atravesaban las montañas del Atlas. Una peculiaridad de la Garganta del Dades son las formaciones rocosas monolíticas llamadas “Dedos de Mono” por la semejanza a estos.

Antes de llegar a la Garganta de Todra hacemos un alto en la ciudad de Tinghir característica por su oasis. En el palmeral podemos ver como las mujeres trabajan duramente la tierra para recolectar alfalfa y hortalizas. Una familia bereber nos muestra como fabrican de forma artesanal alfombras con lana de camello y oveja.

Continuamos el recorrido hasta la Garganta de Todra, una falla que corta en dos partes la montaña. Paraíso de los escaladores, viajan de todas partes del mundo para escalar las impactantes paredes verticales que alcanzan hasta los 300 metros de altura. En un arrebato nos lanzamos a trepar por algunas de las vías abiertas lo más alto que pudimos, sin poner en riesgo nuestra seguridad.

En la ciudad de Merzouga cambiamos el medio de transporte y sustituimos el vehículo por dromedarios para adentrarnos en las dunas de Erg Chebbi en el desierto del Sahara.

Estamos excitados por el momento y mi peludo amigo parece contagiado e intenta alcanzar al de adelante. Diversión, risas y momentos de reflexión ante las anaranjadas dunas del desierto. Anochece con rapidez y a lo lejos divisamos el campamento bereber que creímos en algún momento inexistente.

Tras una cena en la Jaima a base de cuscús y un delicioso té, salimos a celebrar el momento. Los bereberes tocan los yembes y cantan emocionados y sin más preámbulos me uno al grupo. Cojo unos yembes y dejo que el ritmo se apoderes de mi. Improvisamos, nos dejamos llevar y disfrutamos el momento todos unidos.

Antes de volver a la Jaima para dormir nos separamos unos metros del campamento. La arena helada y una suave brisa transmiten la sensación de recoger todo lo negativo que hay en ti. Todo queda en el desierto, entre sus dunas, bajo un manto de estrellas testigos de la noche y una experiencia única.

Son las 5 de la madrugada, suenan los yembes a ritmo monótono, repetitivo, incesantes…es la hora de levantarse. Saludamos a nuestro compañero de viaje y montamos en él, ponemos rumbo a Merzouga. En el camino nos sorprende el amanecer y nos detenemos. Cierro los ojos y siento mi respiración, la de mi fiel compañero de viaje y unos tenues rayos de sol que entierran la fría noche dando paso a un nuevo día, diferente a todos los demás.

Un pedazo de mi corazón se quedará siempre allí.

Siempre me ha gustado el desierto. Puede uno sentarse en una duna, hada se ve, nada se oye y sin embargo, algo resplandece en el silencio…”  El Principito.

Autor: Alba Sánchez

Read Full Post »

Paisaje cultural del vino

Candidatura para Patrimonio Mundial del Paisaje Cultural del Vino y el Viñedo de Rioja y Rioja Alavesa

Noticias de Aviación y Turismo

El Blog de Agata Liñero

Eternity

Noticias desde otra perspectiva

la recacha

Una recacha es un sitio donde uno se siente a gusto, protegido. Un entorno adecuado para reflexionar sobre la vida...

Veinte mil leguas

Una bitácora de mis viajes, compartir experiencias y recomendaciones

Planeta Tour

Amantes del arte de viajar

Javier Jiménez Sanz

Fotógrafo, Operador de cámara y Editor

Turismo y Ciudades

dónde dormir, qué ver, cómo divertirse y otras curiosidades

Turismo, Actividades y Eventos 2.0

el #1 blog de turismo: todo lo que quieres saber sobre viajes, actividades y eventos

lapappelera

A great WordPress.com site

Myestancia

ALOJAMIENTOS PARA NO OLVIDAR

La aprendiz de Community Manager

Aprendiendo y compartiendo una nueva profesión.

Mamá quiero ser turista

¿Quién no ha querido ser turista alguna vez? Reconoce que a tí también te gusta. ¡Este es tu blog!

Estampas de México.

“Un fotógrafo tiene que ser auténtico y en su obra, debe expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones.” ~ Javier García-Moreno E.

VIAJES TEN MAR

Agencia y Asesores de Viajes

Blog de Turismo Rural

Turismo Rural. Casas Rurales, Apartamentos Rurales, Hoteles Rurales y rutas.

Mi sitio de ruralzoom

ruralzoom.com - casas rurales y aventura

La puerta entornada

Viajes, relatos y anécdotas de una "marciana" en el extranjero

BierzoPress

Las Noticias del Bierzo

A %d blogueros les gusta esto: